(ACI).- Miles de peregrinos de Argentina, Perú, Bolivia y zonas distantes cruzarán cordillera, desierto y mar para encontrarse con el Papa Francisco el 16, 17 y 18 de enero, durante su visita apostólica a Chile.

Desde el Océano Pacífico, a 3800 kilómetros de Chile, unos 80 fieles de Isla de Pascua viajarán durante cinco horas en avión hacia Santiago para participar el 16 de enero en la “Misa por la Paz y la Justicia” presidida por el Papa Francisco.

Para la ocasión, la cultura rapanui regalará un moai, escultura que representa a los ancestros del pueblo y que lleva por nombre “Haumaru o te A’o” que significa “Paz del Mundo”.

La estructura, que mide 1.60 metros y pesa 350 kilos, fue esculpida en piedra basalto y hani-hani por Pau Hereveri, y fue bendecida en el único templo católico del lugar: la Parroquia la Santa Cruz.

En conversación con ACI Prensa, el párroco, P. Bernardo Astudillo, dijo que el moai es un “regalo del Papa, por lo que él tendrá que determinar si se lo lleva al Vaticano o no. Pero hemos hecho todas las gestiones para que, si quiere llevárselo, pueda hacerlo”.

El sacerdote explicó que la cultura rapa nui es en su mayoría católica y la “figura del Papa Francisco representa al hombre de los encuentros de los mundos. Su mensaje ha ayudado mucho al tema de la migración y el catolicismo colabora al respeto porque somos todos hijos de Dios, además refuerza los valores del diálogo, el respeto, la diferencia”.

También, el 18 de enero a la Misa de ‘Nuestra Señora del Carmen, Reina y Madre de Chile’ que se realizará en Iquique, viajarán unos 820 fieles, 120 voluntarios, 12 seminaristas y 33 sacerdotes de la Diócesis de Tacna y Moquegua, al sur de Perú.

Estos peregrinos han determinado viajar a Iquique ya que son solo siete horas de traslado por tierra, unos 370 kilómetros. Los peregrinos que decidan viajar hacia Lima, ciudad que visitará el Santo Padre el 21 de enero, tendrán que recorrer unos 1200 kilómetros.

En diálogo con ACI Prensa, el coordinador de la delegación peruana, P. Edgar Márquez, manifestó que “Tacna es una ciudad comercial y turística por lo que la convivencia es cotidiana. Ya es tiempo que nos olvidemos de las fronteras, conocemos muy buenas personas en Chile y compartimos las mismas devociones como la del Señor de los Milagros, la Virgen de La Macarena, entre otros”.

“Además Chile ha recibido hartos compatriotas y uno de los temas que tratará el Papa es ese el de la migración, la explotación”, agregó el también rector de la Catedral de Tacna.

“Estamos muy ilusionados y entusiasmados con el encuentro. Cada vez se siente más la presencia del Papa entre nosotros, estamos muy expectantes, es un Papa muy cercano a la gente, es latinoamericano y habla la corazón”, manifestó.

Hasta Iquique también llegarán unos 250 peregrinos, 2 sacerdotes y 2 diáconos provenientes de la Prelatura de Humahuaca en Jujuy, Argentina, distante a unos mil kilómetros.

Los fieles realizarán un trayecto de 22 horas luego de cruzar la Cordillera de Los Andes por tierra y realizar un descanso en Copiapó, al norte de Chile.

Humahuaca es una zona rural, cuyo principal sustento es la agricultura y la ganadería, y es habitada por aborígenes y descendientes de los coyas. Dadas las distancias, se hace difícil la evangelización pero el encuentro con el Santo Padre es lo que más ha motivado a las comunidades.

“En estos lugares, el contacto con la figura y el magisterio del Papa es muy escaso. Pero sabemos que para una persona de fe, un encuentro masivo con otros hermanos católicos es alentador, es una experiencia muy viva y fuerte que consolida la fe. Esto sumado a la figura del Papa resulta de suma importancia”, explicó a Aci Prensa el P. Joaquín Ocampo.

Desde el extremo sur de Chile, donde hay vientos de más de 100 kilómetros por hora, más de 200 peregrinos cruzarán en avión unos 2100 kilómetros para ver al Papa Francisco.

La Diócesis de Punta Arenas detalló a ACI Prensa que viajarán 150 peregrinos, ocho sacerdotes, cuatro diáconos permanente y el Obispo de la Diócesis, Mons. Bernardo Bastres.

También participarán unos 40 jóvenes en el encuentro con el Papa Francisco en el Santuario Nacional de Maipú, en Santiago; y unos 12 adultos mayores en la Misa por el Progreso de los Pueblos en Temuco, el 17 de enero.