En la homilía en la capilla de la residencia Santa Marta, el Papa Francisco resaltó la importancia de adorar en silencio, y reconoció que en muchas ocasiones los obispos no son capaces de enseñar a hacerlo a los fieles.

Como hiciera en el ángelus del domingo, el Pontífice pidió una Iglesia en “salida”, alejada de lo que es una “llanura”. Al comentar las lecturas de la liturgia del día, explicó que el pueblo de Israel llevaba “la memoria de la elección”.

Pero “no como el pueblo que había aprendido de los escribas” puesto que la habían “abarrocada” con “tantas prescripciones”. “La alianza desnuda: yo te amo, tú me amas”, dijo el Papa.  

Sobre la adoración del pueblo de Israel destacó su marcha de los “sacrificios que hacía en el camino de subida en el silencio, a la humillación de la adoración”.

“Muchas veces pienso que nosotros no enseñamos a nuestro pueblo adorar”, reconoció a los que lo acompañaron en la Misa.
“Sí, los enseñamos a rezar, a cantar, a alabar a Dios, pero a adorar…. La oración de adoración, ésta que nos aniquila sin aniquilarnos: en la aniquilación de la adoración se nos da nobleza y grandeza”.

“Y aprovecho –continuó–, que hoy, vosotros que estáis aquí, con tantos párrocos que habéis nombrado recientemente, para decir: enseñad al pueblo a adorar en silencio, adorar”.

“Solo podemos llegar allí con la memoria de haber sido elegidos, de tener en el corazón una promesa que nos empuja a andar con la alianza en la mano y en el corazón. Y siempre en camino: camino difícil, camino que tiene una subida, pero en camino hacia la adoración”.

Para finalizar, subrayó la actitud de perdón y escucha que hay que tener. “Nos hará bien, hoy, tomar un poco de tiempo de oración, con la memoria de nuestro camino, la memoria de las gracias recibidas, la memoria de la elección, de la promesa, de la alianza, y buscar andar hacia delante, hacia la adoración, y en medio de la adoración, con mucha humildad, decir solamente esta pequeña oración: ‘Escucha y perdona”. 

Lectura comentada por el Papa:

Primera lectura

I Reyes 8:1-7, 9-13
1 Entonces congregó Salomón a los ancianos de Israel en Jerusalén para hacer subir el arca de la alianza de Yahveh desde la ciudad de David, que es Sión.
2 Se reunieron junto al rey Salomón todos los hombres de Israel, en el mes de Etanim, (que es el mes séptimo) en la fiesta,
3 y los sacerdotes llevaron el arca,
4 y la Tienda del Encuentro, con todos los objetos sagrados que había en la Tienda.
5 El rey Salomón y todo Israel con él sacrificaron ante el arca ovejas y bueyes en número incalculable e innumerable.
6 Los sacerdotes llevaron el arca de la alianza de Yahveh a su sitio, al Debir de la Casa, en el Santo de los Santos, bajo las alas de los querubines,
7 porque los querubines extendían las alas por encima del sitio del arca, cubriendo los querubines el arca y su varales por encima.
9 En el arca no había nada más que las dos tablas de piedra que Moisés hizo poner en ella, en el Horeb, las tablas de la alianza que pactó Yahveh con los israelitas cuando salieron de la tierra de Egipto.
10 Al salir los sacerdotes del Santo, la nube llenó la Casa de Yahveh.
11 Y los sacerdotes no pudieron continuar en el servicio a causa de la nube, porque la gloria de Yahveh llenaba la Casa de Yahveh.
12 Entonces Salomón dijo: «Yahveh quiere habitar en densa nube.
13 He querido erigirte una morada un lugar donde habites para siempre.»