En los saludos posteriores a su catequesis durante la Audiencia General celebrada este miércoles 14 de marzo en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

el Papa Francisco recordó que “aquel que ha cometido un pecado grave no debería  acercarse a la Sagrada Comunión sin haber obtenido antes la absolución en el sacramento de la Reconciliación”.

El Santo Padre, que dedicó la catequesis a reflexionar sobre el Padre Nuestro, señaló que con la referencia que se hace en esta oración a “nuestro pan de cada día” pedimos “no solo comida para nuestro cuerpo, sino también el pan eucarístico, alimento del alma”.

El Pontífice también aseguró que “la Cuaresma es una ocasión para acercarse al sacramento del perdón, confesarse bien y encontrar a Cristo en la Santa Comunión”.

“El encuentro con Él confiere sentido a nuestra vida”, concluyó.

Fuente: Acipresa