La Iglesia Católica no está pidiendo firmas en el Caribe Sur de Nicaragua con la finalidad de levantar los tranques que hay en el país, tal como en días anteriores se estuvo diciendo en esa zona del país, informó monseñor Pablo Schmitz Simon, obispo de la Diócesis de Bluefields.

El religioso aseguró que un representante del Gobierno le enseñó que han recolectado de forma “pacífica” unas cuatro mil formas que piden la suspensión de los tranques en la zona, pero la iglesia no tiene nada que ver con esa actividad.

 

“En la iglesia no estamos pidiendo que alguien participe…Nosotros en ese sentido no estamos promoviendo ni haciendo lo contrario, cada uno tiene libertad de expresión y de ninguna manera la Iglesia Católica está promoviendo esto”, dijo el obispo a medios locales.

Schmitz manifestó que la población tiene la libertad de expresarse libremente, pero es necesario que se sepa que hay veces que los tranques en vez de ayudar están perjudicando. El líder religioso expresó que hay de tres diferentes grupos participando en los tranques.

“Hay vagos, hay gente que está en contra del Gobierno, hay otros que son de la Juventud Sandinista y gente del Gobierno. Por eso es difícil identificar quién es el que da las órdenes para los tranques y saber quién está pagándoles también”, dijo.

El religioso señaló también que la flexibilización de los tranques en Nueva Guinea ha permitido el ingreso a Bluefields de los productos de primera necesidad, ya que estos son importantes para la sobrevivencia de la población de Bluefields y Corn Island.

La Prensa