Miles de niños en la caravana migrante necesitan protecció.

A veces enfermos y deshidratados bajo el riesgo de sufrir la explotación o la violencia, los pequeños continúan su camino en el sur de México formando una “marea humana” que ya asciende a los 9000 migrantes. La ONU pide a los Estados de tránsito y destino que los protejan; y recuerda que bajo la ley internacional tienen el derecho a acceder a los sistemas de asilo político.

 Unos 2.300 niños que viajan en la caravana de migrantes que ahora se encuentra en el sur de México, necesitan protección y servicios esenciales como atención médica, agua potable y saneamiento adecuado, según ha informado este viernes el Fondo para la Infancia de la ONU (UNICEF) desde la sede en Ginebra.

Según el personal de UNICEF en el terreno, algunos de los niños ya se han enfermado y sufrido deshidratación. La mayoría ha dejado sus países de origen: huyen de las pandillas y la violencia de género, la extorsión, la pobreza; así como del acceso limitado a educación de calidad y servicios sociales. Honduras, El Salvador y Guatemala son las nacionalidades más afectadas.

El trauma de la separación de las familias

Asimismo, UNICEF reportó que las estimaciones actuales indican que la caravana cuenta con unas 9.300 personas que cruzaron de Guatemala a México entre el 19 y el 22 de octubre.

El derecho a pedir asilo

Si bien se dio a conocer que la administración de los Estados Unidos planea enviar al menos 800 soldados a la frontera sur, UNICEF instó a todos los gobiernos a “asegurarse de que estos niños tengan acceso a todas las protecciones que les brinda el derecho internacional”. Para Marixie Mercado, eso significa que “es esencial que todos los niños y las familias puedan solicitar asilo, y que se les pueda hacer frente a sus derechos de protección internacional antes de que se tome una decisión sobre devoluciones o deportaciones”. 

La caravana de migrantes comenzó su viaje hacia el norte el 12 de octubre en la ciudad de San Pedro Sula, Honduras, donde un grupo de 160 personas se reunieron en una terminal de autobuses y se prepararon para partir en dirección a los Estados Unidos, a través de Guatemala y México. La nación hondureña tiene una de las tasas más altas de muertes violentas en el mundo: el país está afectado por la violencia de pandillas, las guerras de drogas y la corrupción.

Escapando de la violencia organizada

En este contexto, es esencial que todos los niños y las familias puedan solicitar asilo, y que se apliquen sus derechos de protección internacional.

“Nuestra posición a nivel mundial es que las personas que huyen de la persecución y la violencia deben tener acceso al territorio y la protección, incluidos los procedimientos de determinación de la condición de refugiado”, dijo también en Ginebra el portavoz de ACNUR, Andrej Mahecic.

“Si la gente está huyendo de la persecución y la violencia en México, se les debe proporcionar acceso al sistema de asilo mexicano, y aquellos que ingresan a los Estados Unidos deben tener acceso al sistema de asilo estadounidense. Estamos trabajando con todos los países de la región para garantizar que las personas que necesitan protección la reciban”, aseguró Mahecic, explicando que, según los datos del Ministerio del Interior de México, hasta el día 25 de octubre se habían presentado 743 solicitudes de asilo en Tapachula.

La Caravana: nueva naturaleza migratoria

El panorama es realmente desolador: los migrantes duermen en las calles o en campamentos improvisados ​​con falta de agua potable y saneamiento. La comida escasea.

Si bien, no es la primera vez que grupos de centroamericanos abandonan sus tierras para dirigirse a los Estados Unidos, la naturaleza organizada de estas caravanas es relativamente nueva y extremadamente alarmante.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *