El oficial de policía Faber López Vivas fue torturado hasta morir, denunció, ayer, Fátima Vivas Tórrez, luego de enterrar a su hijo en la ciudad de Santo Tomás, Chontales.

Vivas Tórrez cuestionó el resultado de la autopsia practicada por el Instituto de Medicina Legal (IML), de la cual tiene copia,  que indica que a Faber lo mataron de un disparo en la cabeza.  Con el apoyo de un médico, la señora revisó el cuerpo de su hijo y comprobó que no tiene ningún orificio de bala en la región craneal.

“Mi  hijo no murió de ningún impacto de bala, a mi hijo lo torturaron y los únicos que aquí torturan son los policías en El Chipote”, declaró vía telefónica Fátima Vivas a El Nuevo Diario, minutos antes de iniciar el sepelio de su hijo en Santo Tomás, Chontales.

Fátima Vivas desde que recibió la noticia de que su hijo había muerto en Carazo, ha señalado a la Policía como la responsable.

“A mi hijo le fracturaron el dedo medio de la mano derecha y le arrancaron la uña”, aseguró.

También tenía moretones en la espalda y raspones en el hombro derecho, lo que hace presumir  a su madre que este fue arrastrado por sus victimarios.

En una nota prensa publicada por el IML, el pasado lunes en la página web de la Corte Suprema de Justicia, se asegura que el oficial Faber López Vivas murió a consecuencia de un impacto de bala en la cabeza.

Las suspicacias en torno a las circunstancias en la que murió el oficial Faber López comenzaron desde la noche del domingo cuando —según su mamá— después de  llamar varias veces a la Policía le informaron que su hijo tenía un impacto de bala en una pierna.

Fátima Vivas Tórrez también reveló que dos días antes de morir el joven, le informó que le habían rechazado la solicitud de baja de las filas policiales y que, en consecuencia, fue amenazado de muerte.

“Yo pedí mi baja, pero me dijeron que si yo me iba de la Policía me mataban a toda mi familia y prefiero morir yo, y no que muera toda mi familia”, le habría dicho el agente a su mamá luego de participar en la denominada “operación limpieza” que realizaron fuerzas policiales y parapoliciales en el barrio Sutiaba, León.

Prensa