Obispo inicia nueva modalidad de visitas a las comunidades rurales

Obispo inicia nueva modalidad de visitas a las comunidades rurales

9 febrero, 2019 0 Por Josary Mayerling Vargas Vega

“Obispo amigo, los jóvenes están contigo”, esta consigna resonó durante el recibimiento que hicieron a monseñor Rolando Alvarez, fieles de las comunidades: La China, Las Tunas, Las Lajas, Apompuá y Candelaria, esta última que fue sede de la santa Misa y Asamblea Pastoral que presidió y dirigió el obispo de la Diócesis de Matagalpa con comunidades de la zona 4 de la parroquia Santa Lucía en Darío, el 8 de febrero.

Aquí el Prelado inicia una nueva modalidad en su visita a las comunidades de la Diócesis que consistirá en ir durante este año a una comarca por parroquia, compartir la vida, la Eucaristía y luego reunirse con los laicos comprometidos de las comunidades de la zona en Asamblea pastoral para evaluar e impartir orientaciones pastorales en cuanto a la misión, catequesis, formación y enfermos.

La jornada inició con una caravana de aproximadamente una hora, durante el recorrido niños de centros de estudios, familias desde sus casas y trabajadores del campo saludaron a monseñor Alvarez, quien seguidamente presidió la santa Misa. En la homilía se refirió al texto del Evangelio de este día donde se habla del martirio de Juan el Bautista, el texto relata que muchos rumoraban sobre quién era Jesús, si era Elías, Juan el Bautista o alguna de los profetas, en esto resaltó que cuando hay una persona que ha decidido cumplir la voluntad de Dios, cumplir la misión que le ha encomendado; cuando alguien que quiere ser santo, santa, se propone ser santo y quiere llegar a la santidad, vivir la santidad no de nichos sino de todos los días viviendo con radicalidad el Evangelio, cuando alguien se decide a vivir esto cueste lo que cueste y pase lo que pase, cuando alguien tiene la actitud de Juan el Bautista, cuando hay un cristiano, una cristiana que en medio de las limitaciones, que en el día a día se decide vivir radicalmente de esta forma, ese hombre, esa mujer sin buscarlo porque sería soberbia, sin quererlo porque sería vanidad y hasta prepotencia, ese cristiano esa cristiana va a brillar, iluminará a los demás y de alguna manera la gente hablará de esa persona, del estilo de vida, será punto de referencia esa persona, muchos tomarán como ejemplo ese testimonio de vida, hasta habrá quienes quieran ser como él o ella, teniendo las características de esa persona y eso es normal porque cuando descubrimos a alguien así, de alguna manera todos nos sentimos atraídos por eso que hemos visto en él y ella y lo queremos imitar, eso sucedió con el Bautista según el Evangelio de San Marcos, su luz brillaba sin querer buscarlo, pero por su testimonio, rectitud, radicalidad, firmeza llamaba la atención al punto que llegó a oídos del rey Herodes.

Seguidamente aseguró bendecir al Señor porque en la Iglesia hay hombres y mujeres así, que sin buscarlo, por su testimonio, rectitud, por levantarse de las caídas y no quedarse tirado en el suelo llega a ser luz en sus comunidades. “El papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud Panamá dijo que lo peor que le puede pasar a una persona no es el pecado sino que se quede tirado en el piso del pecado y no se levante de esa postración, pero cuando hay alguien que lucha firmemente, radicalmente para volver a la vida cristiana auténtica y lo va logrando con su sacrificio y hasta con sangre porque le cuesta mucho llegar a ser una luz y el Señor se encarga que su testimonio brille como una luz para los demás. Pero ¿qué pasa cuando esto sucede? Sigue el evangelista Marcos y narra una cadena de maldad porque cuando alguien cumple los mandatos y sigue radicalmente al Señor, viene el mal. Herodes admiraba a Juan pero mediocremente lo había mandado a encarcelar porque Juan no endulzaba sus palabras y le decía a Herodes: No te está permitido tener como mujer a la esposa de tu hermano. Cuando el profeta no endulza la palabra cae mal y por eso Herodes manda a encarcelar a Juan”.

Aquí narró cuando Herodes organizó una fiesta con los poderosos y ve bailar a Herodías, y como quedó impactado por el baile le ofreció lo que ella quisiera incluso la mitad del reino, “¿Se recuerdan esta expresión en otra parte del Evangelio?”, cuestionó el Obispo, en esto uno de los fieles recordó el momento de las tentaciones del demonio a Jesús en el desierto, agregando monseñor, que detrás del mal, detrás de la tentación está el demonio, y dice el papa Francisco: “Detrás del demonio se respira odio”, Herodías luego de la oferta del rey Herodes se va a consultarle a la mamá, sigue la maldad porque la mamá le dice a la muchacha que pida la cabeza de Juan, en esto Herodes cumple lo prometido y entrega a Herodías mediocremente en bandeja, la cabeza de Juan el Bautista”.

“Hermanos el que ha decidido servir al Señor se debe preparar como dice el apóstol Pablo a la prueba, el que ha decidido servir al Señor debe recorrer el mismo camino de Cristo, el camino de la Cruz, por eso no nos debería sorprender y escandalizar cuando hay críticas, calumnias, señalamientos, esto no es nuevo, siempre en la historia de la salvación el hombre y la mujer enfrenta el camino de la Cruz, vive su propia Cruz, su propia muerte, debe estar preparado para esto, en buen nicaragüense: No correrse al ruido de los caites, porque si nos corremos terminamos siendo nosotros también mediocres”.

“Pasaría lo mismo que aquellos que pudieron ser discípulos del Señor que dijeron: Te seguiré Señor pero primero dejame resolver unos asuntos, y dice el Señor: El que pone la mano en el arado y vuelve la vista atrás no sirve para el reino de los cielos. El Señor se cayó en el camino al calvario, cayó tres veces porque no soportaba el peso de la maldad, cayó pero ¿qué sucedió? Se levantó para seguir al calvario, morir y resucitar al tercer día”, exclamó.

Seguidamente recordó que quien en este camino cristiano se cae y no se levanta, y no llega al golgota ahí donde cuesta llegar, el que cae y no se levante no llegará a la resurrección, quedará en el sepulcro. Aquí monseñor Alvarez instó a vivir la radicalidad del Evangelio siendo fieles a Cristo y a la Iglesia, siendo fieles a la palabra. “Hay momentos que en la historia de la humanidad se han vivido circunstancias difíciles, duras y en esos momentos es cuando se manifiesta realmente lo que se lleva adentro porque en los momentos fáciles, es fácil ser cristiano, en los momentos de gloria, de resurrección es fácil, recuerden el monte Tabor, la transfiguración, donde los apóstoles tan encantados piden a Jesús construir tres chozas para quedarse ahí, para quedarse en la mejor, en la de Jesús, todo se vuelve fácil cuando estamos en el Tabor, pero cuándo estamos en el calvario ¿qué sucedió con los apóstoles? Huyeron, sólo Juan quedó con María y las mujeres, no es fácil ser cristiano y muchas veces es preferible hacer lo mismo de los apóstoles irse a esconder como sucedió con Pedro, con el maravilloso Pedro que traicionó y dijo cuando vio que todos se podían venir contra él: Yo no conozco a ese hombre. No es lo mismo verla venir que platicar con ella, por eso les decía que en momentos de calvario, dolor y cruz se conoce al auténtico cristiano, al que permanece ahí como Juan, las mujeres y la Virgen que corrieron el riesgo ante los soldados y no se afrontaron de Jesús, no le dieron la espalda”.

“Amados hermanos: Pidamos al Señor que nosotros sigamos siendo una Iglesia viva, pidamos la gracia de poder ir tras él acompañándolo en el camino al calvario y que cuando caigamos nos de la fuerza para levantarnos, y si volvemos a caer nuevamente con su gracia nos levantemos y que se cumpla en nosotros lo que dice el apóstol: El que ha muerto con Cristo también resucitará con él”, finalizó.

Por: Manuel Antonio Obando Cortedano.