Pietro Parolin, Secretario de Estado de El Vaticano expresó su preocupación por la crisis socio política en Nicaragua.

El pasado 9 de julio el nuncio, el arzobispo de Managua y su auxiliar fueron atacados por paramilitares que entraron en la basílica de San Sebastián en Diriamba.

“Esperemos que el diálogo, que marca el paso, se pueda retomar y dé frutos. Sin embargo en todo diálogo es necesario que haya voluntad para poder alcanzar un acuerdo”, expresó Parolin.

La agresión a los obispos y sacerdote en Diriamba no dejó heridas graves pero la situación mostró el clima de violencia que está siendo generada por el gobierno de Daniel Ortega.

Fuente: Rome Reports