Un grupo de senadores introdujo una propuesta de resolución que condena al Estado de Nicaragua por reprimir las protestas y pide al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aplicar la Ley Magnitsky a los funcionarios involucrados en violaciones a los derechos humanos y actos de corrupción.

La propuesta de resolución plantea en su punto seis, que el Senado de Estados Unidos llame al presidente de ese país, Donald Trump, a aplicar la Ley Magnitsky a todas las personas involucradas en actos de:

  1. Asesinatos extrajudiciales en Nicaragua
  2. Otras formar de violación de los derechos humanos en Nicaragua
  3. Responsables de dirigir o ser cómplices de actos de corrupción en Nicaragua

Esta iniciativa es impulsada por los senadores Marco Rubio, Bob Menendez, Ted Cruz, Bill Nelson, David Perdue,Tim Kaine, Dick Durbin y Mike Lee, en representación de los partidos Republicano y Demócrata.

La resolución bipartidista, dijeron los senadores en un comunicado, “reafirma el compromiso de los Estados Unidos de responsabilizar al régimen de Daniel Ortega de los actos de violencia perpetrados contra el pueblo nicaragüense y pide que el gobierno de Nicaragua ponga fin a las prácticas represivas de sus fuerzas de seguridad”.

Sobre esa línea, el proyecto llama a condenar la violencia perpetrada por el gobierno de Ortega y los civiles armados en contra de los ciudadanos; pide al Estado acabar con las prácticas represivas e impulsar reformas constitucionales y respalda el trabajo de investigación independiente de la CIDH sobre los asesinatos ocurridos en Nicaragua.

Además, los senadores invitan al gobierno de Ortega a comprometerse a negociar con la iglesia Católica, sociedad civil, universitarios, empresarios y oposición para encontrar una solución a la crisis en Nicaragua, que incluye el adelanto de las elecciones con observación internacional.

Y, finalmente, llaman a la comunidad internacional a denunciar la violación a los derechos humanos cometidos por el gobierno de Ortega.

Los senadores se hicieron eco, además de la matanza de la marcha de las Madres de Abril, del incendio que costó la vida a seis miembros de una familia en Managua (incluidos dos niños), el pasado 16 de junio.

En la resolución bipartidista, los senadores hacen un recuento de la crisis que ha sufrido Nicaragua desde el 18 de abril, que incluye unas 200 muertes violentas.

Nicaragua sufre una crisis desde el 18 de abril. Archivo/END– Nicaragua sufre una crisis desde el 18 de abril. Archivo/END –

En el análisis, los senadores destacan el inicio del diálogo nacional, la suspensión temporal que sufrió tras la masacre del 30 de mayo luego de la marcha de las Madres de Abril.

También resaltan los informes de la CIDH y Amnistía Internacional, que responsabilizan al Estado de Nicaragua por reprimir las protestas, y los comunicados del Departamento de Estado condenando al gobierno de Ortega.

END